¿Baño o ducha?

¿BAÑO O DUCHA?

Casi todo el mundo tiene una opinión sobre si le gusta más el baño o la ducha. Cuando te dan la oportunidad de hablar de este asunto te sale la inclinación y te decides por una de las dos opciones. Pero para poder elegir realmente lo que quieres hacer debes tener un baño. Si sólo tienes un plato de ducha es imposible que te puedas bañar. Por el contrario, si tienes una bañera, puedes realmente decidir entre darte un un baño o simplemente una ducha. Yo siempre estoy soñando con poder meterme en una bañera con muchas sales como hice una vez en casa de mi tía Florita y que me gustó tanto que casi me duermo.

Aunque esto es lo que me gusta tengo que reconocer que la ducha tiene algunas ventajas:

 

  • Es más higiénica, ya que uno no se baña en su propia suciedad, el agua corre y se va por el agujero del desagüe.

  • Es muy rápida, ya que no hay que preparar nada, sólo abrir el grifo y regular la temperatura. En este mundo acelerado es muy importante.

  • Puede ser usada hasta por las abuelitas y los abuelitos por su fácil acceso. Al plato de ducha se puede entrar a pie llano. Existe siempre un peligro de resbalar y caer pero también está en el baño.

  • Además consume mucha menos agua ya que te puedes duchar con 60 litros y el baño necesitas al menos 150 litros. Dada la escasez de agua, este es un aspecto muy importante, porque si todos nos bañamos en vez de ducharnos, el consumo de agua corriente sería enorme.

Por otra parte el baño también tiene aspectos positivos:

  • Es muy relajante si lo tomas caliente. De hecho es un mecanismo que favorece el sueño.

  • Evita las lesiones musculares si se toma frío después del ejercicio físico como hacen algunos equipos de fútbol al finalizar los entrenamientos.

  • Además los baños jacuzzi son una auténtica delicia ya que lanzan chorros de aire dentro del agua y producen una sensación de bienestar en el que los recibe.

En resumen, a mí me gusta más el baño que la ducha por el hecho de que no tengo en casa y siempre recuerdo la magnífica sensación de aquel baño en casa de mi tía Florita. Supongo que la mayoría de las veces me daría una ducha, pero en otras, cuando tuviera tiempo y como si fuera una fiesta o un premio, me metería en la bañera. Pero para poder hacerlo necesito tenerla en casa.

 (Texto adaptado)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo La argumentación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s